lunes, 22 de agosto de 2011

Juguete para Té de Nuez

Este juguete óptico que vemos arriba forma parte del libro sobre "Té de Nuez", próximo a aparecer en Francia (convenientemente llamado "Thé de Noix"). Se supone que el lector debiera armar el artefacto siguiendo las instrucciones adjuntas, tal como ocurría con algunos juguetes por el estilo incluídos en páginas dominicales o revistas infantiles.
Sabiendo que la gente es vaga, me tomé el trabajo de simular la infernal maquinaria en acción. Debajo podemos ver el inquietante resultado...

26 comentarios:

Lucas Fulgi dijo...

Muy creativo, y quedó genial.

Saludos

Lilyan dijo...

Excellent :o)

Est-ce que tu viendras dédicacer en France,pour la sortie de cet album, Lucas ?

(Dingo Romero esta esperando su pequeno hermano en la biblioteca... )

coNs Oroza dijo...

Adorable. Vi los comics de la Fierro de este mes. Son un delirio jaja

Lucas Nine dijo...

Gracias, Lilyan, no creo que vaya para allá por ahora. Aunque no estaría mal tirar el mangazo (no sé cómo se dice eso en francés). Y muchas gracias también a usted, srta. Oroza. Gracias, gracias! Los quiero a todos!

Diego A. Parés dijo...

Pero que genio que sos, carajo.

Matias Dominguez dijo...

Nuevamente hiciste algo hipnótico

Lucas Nine dijo...

Vos te referís a Taratuta King Special?

Lucas Nine dijo...

Tengo que poner el link de Turga en este blog! Recién ahora caigo! Ya lo subo...

Juan Sáenz Valiente dijo...

Tiene las gambas de Risales

Juan Sáenz Valiente dijo...

Muy lindo

Julián Aron dijo...

me lo voy a armar (tengo que traducir las instrucciones primero, pero ya me lo estoy haciendo. Posiblemente a tamaño real (el bebé cuanto debe medir, 0.80 mas o menos, no?))

Lucas Nine dijo...

Hola Julián
yo creo que el original no es tan grande, pero lo tuve que reducir porque va en una página con otras cosas. Ese tamaño debería andar.
Lo que hay que hacer es calarlo por la línea negra, montarlo sobre algún cartón mas o menos rígido con algún color oscuro o negro en el reverso. Luego insertar un eje en el centro (un lápiz sirve) y hacerlo girar frente a un espejo, mirando por las ranuras.
Pura sicodelia del siglo XIX

Julián Aron dijo...

Ah ferpecto! Graciaas. (claro, las ranuras eran para ver, cosa e´mandinga!

PRODUCTO INTERNO BRUTO dijo...

Buenisimo viejo

Pedro Coiro dijo...

¡Genial! Acá en Bruselas hay un museo lleno de estos artefactos, mejores que muchas películas.
Un saludo.

Lucas Nine dijo...

Que envidia, Pedro. Existía un aparato genial, el "Teatro Óptico" de Reynaud, pero cuenta la leyenda que su inventor, olvidado tras la llegada de los Lumière, "destruyó los delicados mecanismos a martillazos y arrojó su invención a las aguas del Sena".
Era un flor de armatoste, espero que no se cruzara en su camino ninguna d esas barcazas q se ven en las postales...

Matías Trillo dijo...

Muy lindo Lucas!! Fabricate un praxinoscopio, comprate un carromato y andate por los pueblos. Cinco pesos por mirar.
Pensalo.

Lucas Nine dijo...

Gracias, Matías. Y se agradece el doble sabiendo que viene de un cultor del juguete óptico como usted...

Pero, ¿por qué no mejor presentar un autómata llamado Césare que salga de su caja por las noches para estrangular ancianas y traerme el botín a mi carromato?

Me parece un negocio redondo... todo con decorados expresionistas, ese tipo de cosas.

Matías Trillo dijo...

Te recomiendo estudiar a Jaquet Droz, para algo así. Aunque quizás consiguiendo los planos de su autómata dibujante podrías vivir sin laburar, y sin los riesgos de terminar engayolado. ¿Che, el Bebe no había intentado inventar una máquina para dibujar? Creo que con Roque Pronesti. ¿Te acordás de eso? Quizás tu viejo sepa algo.

Lucas Nine dijo...

Yo creía que el Bebe era un autómata creado por el Sr. Alberto Ciupiak, pero le voy a preguntar al viejo, a ver si recuerda algo.
No me extrañaría...

Eugenia dijo...

Lucas,
te envie un email desde el formulario de contacto de tu web. Espero haya llegado bien, te agradeceria por favor me confirmes lo recibiste.
Gracias!

Lucas Nine dijo...

Te lo acabo de contestar, Eugenia.

Saludos

Matías Trillo dijo...

Uy tenés razón... Y eso explicaría la ridícula anécdota con el cadete. El que salió a la puerta era Alberto Ciupiak, y cuando le dijo al pibe que el Bebe se había ido podría haber estado diciéndole la verdad.
Atando cabos el Vito Scoltrozzi de la época de Pratt bien pudo haber sido un modelo anterior e imperfecto, y reensamblado para imitar al Bebe 20 años después. Debe estar desactivado porque hace años que no veo esa firma.

Lucas Nine dijo...

Vito Scoltrozzi también trabajó como asesino a sueldo, en la Cote d´Azur, hacia finales de la década del 60. Vestía de manera impecable y se lo reconocía por las manchas de helado de sambayón que dejaba en la escena del crimen.

Hablando en serio, no sabía que hubiese habido dos Vitos, pensé q el único había sido el Bebe. Después me tenés que contar esa historia...

Anónimo dijo...

Humille maestro!

Lucas Nine dijo...

Caramba, no puedo establecer si estos "humille maestro" son una palmada en la espalda o una patada en el culo. Derivaré el caso a los muchachos de Pinkerton.